Banner

Claves para mantener una actitud positiva en la universidad

¿Con qué ojos miras la vida? La respuesta más habitual es: “depende”, ya que no todos los días se tiene el mismo estado de ánimo. Como estudiante universitario experimentarás sentimientos de todo tipo, es más, puede que esta etapa de tu vida algunas veces te parezca más difícil de lo normal. Es habitual, pero la actitud depende de uno mismo y por eso desde el Colegio Mayor Mendel queremos ayudarte a conseguirlo creando un entorno que repercuta de manera positiva en tu vida.

Para que este camino en la universidad sea inolvidable vamos a darte las claves para poder desarrollar una actitud positiva, así podrás mirar con la perspectiva correcta y con sentido del humor cualquier adversidad. ¡Comenzamos!

Los hábitos esenciales de las personas positivas

Comienza el día con energía

¿Te cuesta levantarte de la cama? Si es así estás ante uno de los factores que hacen que tu día empiece de un modo negativo. Por lo que el primer cambio que debes hacer es despertarte cada mañana y valorar lo que tienes y te rodea. Debes sentirte orgulloso de haber logrado llegar tan lejos: estás estudiando y viviendo en Madrid, rodeado de oportunidades y amigos. ¡No hay ninguna excusa para no sonreír!

Desde el momento que te levantas tienes que hacer todo lo posible para tener un buen día, olvídate de esperar, ten determinación y construye tu propia vida. Para ello, puedes plantearte una rutina que te permita ver cada día como una oportunidad.

Reflexiona y escúchate

Tienes que buscar las cosas o personas que están en tu vida que no son positivas, deja en el pasado aquello que no te haga bien y piensa solo en construir tu presente. Di adiós a todo lo que no vale la pena. Además, tienes que escucharte. Al darte tiempo podrás dar la vuelta a los pensamientos negativos para convertirlos en positivos. Tú eliges cómo escribir tu historia, analiza tu realidad y busca el lado positivo de tus experiencias.

Establece metas posibles

Seguro que en más de una ocasión te has parado a imaginar los beneficios de lograr un objetivo. Para tener una actitud positiva, empieza por establecerte unos hábitos sencillos que sean más alcanzables. Como todo, al principio te costará más alcanzar las metas que te marques, pero una vez que las vayas alcanzando tendrán más energía para afrontar retos más grandes.

Es el momento de abrirse. Muestra tu motivación ante las posibilidades que tienes por delante y así estarás reflejando tu actitud positiva. Cada vez que encuentres una piedra en el camino tómatelo como una nueva oportunidad para descubrir algo y sé agradecido con las personas y las oportunidades que tienes por delante.

Sonríe y di adiós a tus miedos

Si te cuesta sacar una sonrisa, piensa que sonreír no cuesta dinero, es esencial para empezar mejor el día. Te ayudará a ganar confianza en ti mismo y de las personas que te rodean. Al sonreír, aparte de ganar años de vida, estarás sintiéndote más feliz y sacando tu actitud positiva ante la vida. Además, cuesta menos sonreír que poner cara de enfado, por lo que ya no tienes excusas para no hacerlo ya que estarás ayudando también a tu entorno.

No dejes que tus miedos interfieran en tu vida porque si no te costará experimentar y conocer cosas nuevas que te impedirán vivir de pleno. ¡Confía en tus capacidades!

Para tener una actitud positiva es imprescindible saber disfrutar de las cosas simples de la vida, siempre teniendo en cuenta que nuestras acciones repercuten en los demás. Por ello, nada como tener predisposición para ayudar a las personas de nuestro entorno. En el Colegio Mayor Mendel somos más que compañeros, somos una familia, por eso hay que ser respetuosos con las opiniones de los demás para sacar siempre algo positivo de cada interacción.

Cada uno somos responsables de nuestras propias acciones, sentimientos o pensamientos, por lo que ahora es el momento de trabajar para conseguir todo lo que te propongas. siéntete orgulloso de tus éxitos y trabaja para conseguir tus próximos objetivos.

Categorías

2020-11-19T15:32:38+01:006 noviembre, 2020|Viviendo Mendel|Sin comentarios