Banner

Llegar a la universidad no es como cambiar de ciclo en el colegio; los mayores nos intentaban inquietar sobre los cursos que se nos venían encima, con un único propósito, asustarnos. Pero seamos realistas, ¿al final era para tanto?

Nuestros miedos e inseguridades se repiten al llegar a la universidad. ¿Cómo me organizo para conseguir lo que quiero? ¿Daré la talla? No todo será fácil, desde luego, pero con organización todo se consigue.

Desde el Mendel intentamos aconsejarte y orientarte desde el primer día, ya sea a través de tutorías personales con nuestra dirección de estudios, talleres sobre las metodologías de estudio más eficaces o seguimientos académicos a lo largo de todo el curso. Todo con un fin, ayudarte a sacar tu 100% en esta etapa.

Fruto de nuestra experiencia, os traemos una serie de consejos o recomendaciones para vuestro primer año de universidad, aunque, si bien es cierto, os valdrán hasta el día de vuestra graduación.

Fíjate objetivos realistas.

Una vez que hemos asistido a las presentaciones de cada asignatura, podemos ir marcándonos una serie de metas en función de diferentes factores como, por ejemplo: la cantidad de materia, cuál nos gusta más, cuál menos… todo con un único fin, acabar el curso con nuestros objetivos cumplidos. Es importante ser realista, ponte objetivos que puedas ir alcanzando poco a poco para llegar al objetivo final, reforzando así cada avance que des.

Planifica el corto y medio plazo.

Es recomendable fijar el tiempo que se le quiere dedicar a cada objetivo. Una vez los días y las semanas tienen una hoja de ruta trazada, es mucho más fácil empezar la ejecución. Gestionar bien tu tiempo es uno de los consejos que nos dan al empezar un nuevo curso: “Intenta llevarlo todo al día” es, quizás, una de las frases que más nos repiten nuestro padres y profesores, y tienen razón, pues cuando se acerca un examen se nota y agradece

Prueba nuevas metodologías de estudio.

Seguramente llevas años estudiando del mismo modo, pero lo que ha servido para una etapa de nuestra vida, no tiene por qué funcionar en otra como la universidad, tan distinta a las anteriores. No tengas miedo al cambio. Prueba a utilizar flashcards, o reglas mnemotécnicas, que pueden facilitarte el estudio de contenidos más exigentes como los que vas a encontrarte en la universidad.

Deja tiempo para ti.

No todo es estudiar; administrar nuestro tiempo es muy importante y debemos reservar unas horas al día para nosotros mismos. Dar un paseo, hacer deporte, ir a un museo… son actividades que pueden ayudar a despejarnos y favorecer el estudio post-descanso.

Analiza y valora tu progreso.

Reflexiona sobre la consecución de los objetivos que te has propuesto. No siempre seremos capaces de alcanzar nuestras metas por completo. Por ello, saber y reflexionar sobre qué nos ha faltado, nos ayudará a mejorar de cara al futuro. Los errores son necesarios para aprender y modificar aquello que estaba fallando.

¿Te gustaría conocer algún consejo más? Compartimos contigo un pequeño vídeo que invitar a reflexionar sobre todo este proceso que gira en torno al estudio.

2022-10-24T17:31:46+02:0024 octubre, 2022|Sin categoría|Sin comentarios
Ir a Arriba